Acerca de la categoría La curiosidad que mató al gato

El principio no es el verbo, sino la intriga. La curiosidad que mató al gato.

Cuando realmente se presenta un problema casi inabarcable solo hay que comenzar por separar poco a poco las cosas, un breve análisis que nos llevará muy pronto a perder la intriga… solo desmembrando se puede descubrir todo.