A veces suceden debates,

A veces suceden unos debates que se deberían llevar a cabo más en un medio que otro. A veces suceden diálogos que se deberían pausar más tiempo antes de responder, a veces hay comentarios que se esperan mas en contra atacar que en analizar lo dicho o escrito para contra atacar mejor.

No es un caso puntual al que me quiero referir ahora ni hoy, pues aquí se podría identificar cualquier persona en cualquier protocolo, medio o canal. Sabemos de sobra que todo medio, todo soporte informático se presta a estas situaciones con una facilidad no pasmosa ya sino mejor dicho demasiado abusadora.

Muchas veces he debido y tenido que decir como cabe observar lo mucho en como se está realizando los comentarios, si estructurados, si impulsivos, si provocadores o si simplemente de total indiferencia, que bien dice una cosa ahora como dirá la contraria en dos lineas después.

Sucede que en teoría estos debates deberían servir para luego recordar o tener en cuenta los puntos que son mas remarcables. Sobre todo los que mas nos llama la atención o mejor dicho los que más nos ha alterado en nuestra conciencia. No es obligatorio ni forzoso teer que hacerlo, ni mucho menos masticar cada palabra dicha o escrita, pero como son muchas horas y mucho tiempo invertido pues sería si algo más aconsejable atenderse a veces a algunas aportaciones externas, más que internas.

Se es muy educado reconocer ciertos puntos de la otra persona que quiere exponer una idea, por los motivos varios como entrar un poco mejor en su empatía como en ponerse un poco en sus zapatos en vislumbrar bien el ángulo, el enfoque y la perspectiva que trata de exponer.

Una vez ahí se sabe mas o mejor cual es el rasgo y cual es casi el objetivo final que pretende alcanzar casi sin preguntarlo. Eso puede ser una ventaja o desventaja para el que ofrece o se ofrece, pues los demás rápidamente van a colaborar o comparar en buen contraste

Claro que no todos pueden entender de primaria que hay posiciones a veces muy ambivalentes, muy metafóricas o muy dificil percatarse de la delgada linea roja que separa sus conceptos. Pero ahí está siempre y precisamente por eso se requiere de más analisis, mas comentarios, más ejemplos y como decir una mente mas ejercitada y preparada para este tipo de situaciones o de debates.

Sobre todo ayuda mucho el contraste de uno mismo o incluso la experiencia negada de uno mismo, hay que ser humilde y hay que ser incluso un “conejo de indias” para reconocer que se es experimentado por la mejores y peores situaciones, al fin y al cabo somos invariablemente e indiscutiblemente parte de la sociedad. Con todo lo que ello conlleva en mejorar, ampliar, reconocer y clasificar todo estilo y todo modelo que hasta el día de ayer era o bien ignorado o bien inexistente o bien irreconocible.

Y para terminar muchas veces olvidamos que mas que debate parece una imposición de idea determinante, cuando precisamente eso como debate anula toda buena intención o intercambio de ideas. De lo que muchas veces es hasta triste contemplar como anula o ignora los puntos, coordenadas, materias y fundamento que pueden aportar los demás más por ti que por cualquier otra cosa o causa.

A veces suceden debates, otras veces no.